Alzheimer

Alzheimer. ¿Quién dice que no? ¿eh? ¿Quién?

Alzheimer

Cuando se colocó en su sitio, en el centro de todos y un poco por encima de ellos, se quedó en blanco.
Entonces contempló azorado todos aquellos rostros expectantes tratando de ganar tiempo para recordar.
Imposible… Era como si estuviese allí por primera vez, como si viese a aquellas personas de aspecto tan distinguido por primera vez.
Y al parecer tenía que decirles algo. Todos esperaban que hablase. En la sala, hasta ese momento en completo silencio, comenzaban a escucharse algunos carraspeos y algunos tímidos murmullos.
El orador trató de sonreír para disimular su confusión y su nerviosismo pero fue peor y el nivel de los cuchicheos se elevó media octava.

Solo…‘ dijo finalmente el anciano y una ola de silencio se extendió junto a su voz.


se… que…‘ pensativo, seguía buscando las palabras, tratando de retrasar lo inevitable pero era incapaz de recordar.

no se nada…‘ Se rindió al fin.

El público siguió mudo un rato más. Sediento aun de más palabras de aquel hombre sabio, que parecía absorto en profundas reflexiones, hasta que alguien comenzó a golpear el suelo de mármol con el pie. Más y más sandalias se unieron a la ovación entre dignos gestos de asentimiento.
El anciano, sin entender nada, se colocó bien la túnica y mesó su barba.
Luego, cuando todos se hubieron calmado fueron acercándose a él despacio, de uno en uno, para felicitarle y ofrecerle sus respetos.

 

Bienvenido nanolector !!! ¿que te cuentas hoy?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.